Bienvenida para el Che, pero cuestionan degradación de López

¿Merecía Melvin López ser el dirigente de la selección nacional en el Mundial de baloncesto? Si se busca la respuesta amparada en la decisión de la Federación Dominicana de este deporte (Fedombal), entonces es un “no”.

El palmarés del recién designado dirigente del equipo masculino, Ernesto –Che- García, que estará en el Mundial de China 2019 (agosto 31–septiembre 15) es tan voluminoso como atractivo. Si por recorrido es, supera en gran manera los lauros de López.

Pero el movimiento trajo reacciones y basta husmear en las redes sociales para ver el ardor de las posturas a favor y en contra del movimiento.

Lo que está por investigarse es si es un “no” rotundo a futuro, puesto que según lo perceptible, López hizo el trabajo sólo hasta el ciclo de las ventanas clasificatorias, pero el mánager dominicano, según la Fedombal no está listo para el siguiente nivel, es decir, el escenario mundialista.

El baloncesto dominicano debe de caer entonces en una revisión sobre su material nativo dirigencial, si se toma en cuenta que el primer mánager de una selección dominicana, bajo un campeonato olímpico organizado, fue el puertorriqueño Luis F. Sambolín, para los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1946.

Más de dos décadas después comienza, entonces, a reflejarse el crecimiento de la clase dirigencial del baloncesto dominicano con las figuras Máximo Bernald, Faisal Abel, Humberto Rodríguez, entre otros.

Precisamente es Abel quien dirige a la República Dominicana en el Mundial de baloncesto, de 1978, en Manila, Filipinas. Vale decir que, sin dudas, para esa ocasión, Dominicana era el único país, al menos de este continente, que cuatro años después de tener un techado, el Palacio de los Deportes, se encontraba en un Mundial. Pasados 36 años, República Dominicana vuelve al Mundial y es dirigido por otro quisqueyano, Orlando Antigua.

Veamos una breve revisión de mánagers dominicanos para torneos premundiales. En 1993, Héctor Báez con Edgar de la Rosa de asistente, en Puerto Rico; Miguel Cruceta y José –Boyón- Domínguez en 1997, en Uruguay; Keith Smart con Fernando Teruel y Domínguez de asistentes en Santo Domingo 2005; en el 2009, Julio Toro, en Puerto Rico con Melvin López de asistente y en el 2013, Antigua con José –Maíta- Mercedes entre sus asistentes.

Las probabilidades eran casi nulas de que Báez y Cruceta fueran cambiados si hubieran cruzado sus equipos al Mundial, como tampoco hubiera pasado con el resto y lo de Antigua lo confirma.

Báez y Cruceta pertenecieron a la gestión del fenecido Julio Subero. ¿Creía él más en el dirigente dominicano?

Claro está, el país no debe cerrar las puertas a un dirigente extranjero. Significaría aislarse y dar crédito al territorio que pertenece.

Pero si no es López, entonces quién sería; ¿Mercedes?

De la oficina
Para el exselección y exentrenador, Franchy Prats, quien “ve bien la decisión”, era previsible la medida sobre López. “Antes de las ventanas estuve en algunos entrenamientos”, señala Prats, “y el Che estaba aquí ya, asesorando, desde ahí se sabía que el Che era el que iba a dirigir en el Mundial”.

Ahora bien, explica, Prats, “siempre todo le va a caer a Eduardo Najri porque él es un tipo muy influyente. No a Francisco García que está ahí como gerente, que también quizá tiene que ver en esa decisión”. Prats sugiere un combo dirigencial entre José -Maíta- Mercedes y López.

El ex mánager, Fernando Teruel, sostiene que se trata de “una decisión dirigencial, ellos están en el derecho de poner a quien entiendan que debe llevar el equipo a puerto seguro”. Y concluye: “Creo que el Che es un buen entrenador, no hay dudas. Y Melvin López es un buen entrenador, tampoco hay dudas. Creo que Melvin hizo un trabajo excepcional, sin el mejor material disponible, porque el mejor material disponible no estuvo nunca”.

¿Qué te ha parecido?

SomosDeQuisqueya