La NBA podría perder más de 1.000 millones de dólares si se suspende la temporada

Como miles de negocios que han tenido que suspender su actividad en todo el mundo por culpa de la crisis desatada por el COVID-19, la NBA no escapa al gris panorama que se dibuja en su futuro económico.
Sobre todo si finalmente se decreta la suspensión completa de la temporada.
De momento la liga prefiere aferrarse a la posibilidad de volver a la actividad, pero algunos directivos de las diferentes franquicias de la NBA han comenzado a calcular el coste de echar el cierre definitivo al curso 2019-2020.
Y el resultado no es nada halagüeño. Si la NBA decide dar por finalizada la campaña quedaría más de un 20% de los partidos de la temporada por disputarse, a los que habría que sumar los playoffs.
Contando con las taquillas, el dinero de la televisión y lo que habría que reembolsar a los patrocinadores, la cifra sería superior a los 1.000 millones de dólares. Y esto sólo hablando de la temporada regular.
Si le sumamos el recorte o la anulación también de los playoffs las pérdidas serían mucho mayores.
“Calcular ahora el impacto económico preciso si se suspende la temporada en la NBA es prácticamente imposible, pero un directivo ha afirmado que las pérdidas podrían alcanzar los 40 millones de dólares por franquicia.
Es decir 1.200 millones de dólares”, asegura Ben Golliver en un artículo en el Washington Post.
Un impacto económico que tendría sus consecuencias en el límite salarial establecido para la temporada 2020-2021. Este año el límite estaba establecido en 109 millones de dólares por equipo y se había calculado que en el siguiente curso estaría en 116 millones