Luis Rojas buscará construir su propio legado

Algunos lo ven como “El hijo de Felipe Alou”, pero la mayoría conoce de su gran formación y capacidad de béisbol.
El dominicano Luis Rojas debutará como manager en un equipo de mercado grande como los Metros de Nueva York.
Eso indica que tendrá muchos ojos encima y deberá afinar bien sus estrategias para poder construir su legado.
Contrario a otros dirigentes dominicanos del pasado, Rojas tiene a su favor que recibe un equipo repleto de talento.
Sólo citar los nombres de los lanzadores Jacob deGrom y Noah Syndergaard, del novato sensación Pete Alonso y del dominicano Robinson Canó.
¿Cómo fue el inicio de los otros dirigentes compatriotas en Grandes Ligas?.
Juan Samuel dirigió brevemente a Baltimore en el 2010 y le fue mal.
Tuvo récord de 17-34.
Luis Pujols colapsó con Detroit en el 2002 con marca de 55-100.
Manny Acta dirigió a dos equipos y los resultados no fueron muy buenos.
En el 2007, al mando de los Nacionales de Washington tuvo récord de 73-89 y quedó en la cuarta posición. Al año siguiente cayó a un 59-102 y un quito lugar.
Más adelante, en la temporada del 2010, arrancó con Cleveland y allí tuvo marca de 69-93 y quedó en el cuarto.
Tony Peña dirigió a los Reales de Kansas City en el 2002 y tuvo marca de 49-77. Pero al año siguiente mejoró a un 83-79 y se ganó el Premio de “Manager del Año”.
En el 2004, Peña cayó a un 58-104 y luego salió del puesto.
Felipe Alou, el padre de Luis, sí tuvo una carrera con altas.
Cerró con más de mil victorias y eso incluye el premio de “Manager del Año” en 1994, en aquella temporada de la huelga.
En su primer año, en el 1992, Felipe tuvo récord de 70-55 y llegó en la segunda posición.
En 1993 mejoró a 94-68 y quedó en segundo.
Y en 1994 ganó 74 con 40 derrotas y se llevó el galardón de mejor manager.
Como se puede observar, Rojas tendrá a su padre como el mejor referente para comenzar y para terminar su carrera.
Seguro que de Felipe aprendió la disciplina, entrega y conocimiento del béisbol.
Luis llega bien valorado y eso le permitirá trabajar con menos presión para imponer su estilo.