1902. El Presidente provisional, Horacio Vásquez, dispone que los telefonemas y telegramas privados que cursen por las líneas telefónicas y telegráficas nacionales, sean cobradas “a cinco centavos oro por palabra”.

Created with Visual Composer