1961. El presidente Joaquín Balaguer pronuncia una alocución al país, en la que pide a los santiagueros, sus compueblanos, “que dejen oír su voz en esta hora de desconcierto nacional para que ofrezcan el ejemplo de su conducta serena, de su conciencia siempre firme y de su patriotismo siempre alerta”.