1866. El presidente Gregorio Luperón dispone la disolución de la Junta Auxiliadora y convoca mediante decreto una Convención Nacional con el propósito de elaborar una Constitución y juramentar al ciudadano elegido Presidente.