GABRIEL PONE EL MERENGUE EN ALTO

Llenó el Gran Arena del Cibao. El espectáculo “Mori’soñando” tuvo como invitados a Milly Quezada, Pochy Familia, Ramón Orlando, Jossie Esteban, Eddy Herrera, Joseph Fonseca y más

Más de 7000 personas bailaron y corearon nuestro género, el merengue, la noche del sábado en el Gran Arena del Cibao, polideportivo de Santiago, en un espectáculo protagonizado por el joven cantante y compositor dominicano Gabriel.

“Morí’ soñando”, en su versión Santiago, reunió a notables exponentes nacionales e internacionales del ritmo bandera nacional durante dos horas y quince minutos, además de varios artistas de música urbana.
Actuaron junto a Gabriel nuestra reina del merengue, Milly Quezada, Pochy Familia, Ramón Orlando, Jossie Esteban, Eddy Herrera, Joseph Fonseca, el músico típico Jayson Guzmán, Mozart La Para, Mark B, Proyecto Uno, Manny Cruz y Sandy (del desaparecido dúo Sandy & Papo).
A las 10:15 de la noche sonaron los primeros acordes de la orquesta conformada por doce músicos y dos coristas, al compás de veinte bailarines que se confundían con las luces multicolores.
La espectacular producción de René Brea comenzó con “A tan solo una hora”, seguido de los merengues “Confundido” y “Pom Pom”. “Saludos Santiago, mi ciudad favorita. Gracias por apoyar nuestra música. Vamos a disfrutar esta noche del merengue”, fueron las primeras palabras con las que saludó Gabriel.
La energía del artista siguió contagiando al público, en su mayoría joven, al interpretar “Píntame”, grabado en su más reciente disco con el puertorriqueño Elvis Crespo.
La noche continuó a ritmo del merengue “Solo contigo”, con la primera invitada de la noche, Milly Quezada. “Gracias Gabriel por invitarme a este gran fiesta de nuestro género musical. Así se hace patria”, expresó la artista que fue despedida del imponente escenario como toda una reina.
De inmediato se notó la presencia de la contagiosa música urbana, cuando Gabriel anunció a Mozart La Para, quien conquistó al auditorio con sus improvisaciones en medio de los gritos y aplausos de los jóvenes, cuya algarabía aumentó cuando los artistas exhibieron una bandera del equipo Águilas Cibaeñas.
El siguiente invitado de la noche de “Morí’ soñando” llegó a ritmo de “Sua sua” y “La faldita”. Pochy Familia llegó rodeado de diez bailarinas que movían la cintura al compás de la impecable música de la banda y el carisma del creador de La Coco Band.
El puertorriqueño JJoseph Fonseca agotó su turno en el espectáculo al cantar con Gabriel su merengue “Que levante la mano”, otro de los temas que provocó que los jóvenes se las ingeniaran para encontrar algún espacio para bailar.
A continuación, Gabriel entonó los merengues “La quiero a morir”, “El africano” y una balada inédita que interpretó con Miguel Ángel al piano.
El merengue típico también se lució la noche del sábado, de la mano del joven acordeonista Jayson Guzmán.
Tras una descarga instrumental de la banda, tiempo que aprovechó el anfitrión para cambiar de vestuario, llegó Mark B con su “Playa y arena” y acto seguido Gabriel interpretó “Colegiala”, otro de los hits del álbum, para presentar a Ramón Orlando y protagonizar una de las más celebradas participaciones del espectáculo con el popular merengue “El venao”.
Las ovaciones aumentaron a su máxima capacidad cuando apareció en escena el santiaguero Eddy Herrera, quien hizo a dúo con Gabriel el merengue “Ajena”.
Al acercarse los minutos finales de la producción, con el líder del desaparecido grupo Proyecto Uno, Gabriel cantó “Otra noche sin tu amor”. Otra fuerte algarabía se produjo en el Gran Arena con la llegada de Jossie Esteban y “Un hombre busca una mujer”. Manny Cruz también fue muy celebrado por la audiencia cuando llegó con “Como te sueño yo” y “Sabes enamorarme”.
El final
“La hora de bailar”
Tras dos horas y media de descarga musical, efectos pirotécnicos, bailes y una diversidad de invitados, el espectáculo “Morí’ soñando” llegó a su final con “La hora de bailar”, con Sandy (de la desaparecida agrupación Sandy & Papo, seguido del merengue moderno “Pa’ nosotros dos”, a cargo de Gabriel, quien se despidió a las 12:30 de la noche repitiendo “A tan solo una hora”.