Johnnie mercedes habla de qué le falta al cine local

El auge de la producción cinematográfica que vive el país ha beneficiado a muchos actores que no tenían mucho trabajo antes de promulgada la Ley de cine. Uno de ellos es Johnnie Mercedes, quien en la actualidad es uno de los artistas dramáticos más socorridos por los realizadores.

Pero no solo Mercedes se encuentra en esa ola que mueve al cine local, sino que también ha arrastrado a su esposa, Clara Luz Lozano, y sus tres hijas, Akhuarella (13), Rria Onata (11) y Gaia Kanela (7), actrices con las que compartió en la película “Y a Dios que me perdone”, de Ángel Muñiz.

Con ellos también vive un sobrino suyo llamado Isaac Lozano (14), quien está estudiando actuación.

Por esta circunstancia familiar, el productor y guionista Humberto Almonte los ha nombrado como la “Familia real del cine dominicano”. “Si el estatus que uno tiene aquí fuera en Estados Unidos, hubiera mucho dinero; pero sí, me siento satisfecho, porque cada uno de ellos disfruta lo que hace”.

El actor, cuyo trabajo puede apreciarse en “Mañana no te olvides” (José E. Pintor) y “Patricia: el regreso del sueño” (René Fortunato), ambas en cartelera, forma parte del reparto de la película “Pasao de libras”, de Roberto Ángel Salcedo, y que llegará a las pantallas el próximo 19 de octubre.

Del trabajo con Salcedo, cuenta que fue más gratificante de lo que se imaginó, ya que encontró a una persona muy apasionada en su función, entregado, muy claro en lo que quiere. “Fue una experiencia bastante agradable, es un tipo muy afable, muy chulo, y que escucha también a los actores, y eso es muy importante, que no siempre se da”, comenta Mercedes.

Agrega que Roberto Ángel le ha dado la oportunidad de participar en una comedia ligera, alejado de los dramas en los que está acostumbrado a actuar.

Pero el hecho de que se esté haciendo tanto cine en el país no lo hace perfecto y Mercedes entiende que, pese a que avanza, aún hay muchas cosas por mejorar.

Una de ellas son los guiones, y la confección de mejores historias, en un país que, según explica, se encuentran con facilidad. “Solo tienes que ir al campo, o acercarse a un parquecito de estos donde hay muchos buhoneros, que tú encuentras historias maravillosas”, asegura.

Otra deficiencia de nuestro cine, sostiene, es la dirección de actores. “Quizás por el hecho de que se trabaja mucho con personas a las que les falta una formación actoral, y eso puede ocasionar que haya debilidades también”, considera.

Su racha de trabajos le ha permitido obtener su casa, algo que para los que han elegido su oficio en nuestro país resulta complicado. “La vida de un actor es difícil, porque no hay tanto campo para adquirir beneficios económicos”, recuerda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *