Sin embargo, a pesar de que debió ser un día de duelo por los muertos, el oficialismo celebró en la plaza Bolívar, en el centro de Caracas, lo que consideró una jornada electoral exitosa al ritmo de la canción ‘Vamos a portarnos mal’.

«Tú y yo vamos portarnos mal, tú y yo vamos a portarnos mal», cantaba un artista sobre un escenario mientras la multitud bailaba al ritmo de la canción, mientras en otros lugares de Caracas y Venezuela la oposición era salvajemente reprimida por las fuerzas chavistas.

En el estado Mérida se registró el mayor número de muertos, con un total de cinco. Allí Eduardo Olave y Angelo Yordano Méndez fueron asesinados en las inmediaciones del centro educativo Simón Rodríguez. Marcel Pereira e Iraldo José Gutiérrez, en tanto, murieron luego de ser atacados por los colectivos chavistas.

Horas antes, durante una rueda de prensa, el alcalde del Distrito Capital de Caracas y ultrachavista Jorge Rodríguez se burló de los muertos venezolanos cuando periodista le consultó sobre la cifra de víctimas durante la jornada electoral en Venezuela