Un estudio sobre acoso sexual destapa 150 denuncias de mujeres periodistas en Japón

Un estudio sobre acoso sexual destapa 150 denuncias de mujeres periodistas en Japón

Un estudio realizado a mujeres que trabajan para periódicos y cadenas de televisión japoneses ha destapado 150 casos de presunta conducta sexual inapropiada denunciados por 35 mujeres, un tercio de los cuales involucra a legisladores, funcionarios del gobierno y agentes de la ley.

La profesora de la Universidad Internacional de Osaka, Mayumi Taniguchi, experta en estudios de género, explica que la encuesta se realizó tras un caso reciente y ampliamente publicitado de un presunto maltrato sexual a una periodista por parte del viceministro de Hacienda, Junichi Fukuda. La investigadora afirma que el 40% de los casos ocurrieron en los lugares de trabajo de las periodistas.

la encuesta se realizó tras un caso reciente y ampliamente publicitado de un presunto maltrato sexual a una periodista por parte del viceministro de Hacienda

La encuesta realizada entre el 21 y 30 de abril se realizó poco después de que Fukuda renunciara después de haber sido acusado de hacer comentarios sexualmente sugestivos a una periodista, algo que él negó. Los reiterados comentarios del ministro de Hacienda, Taro Aso, y otros altos funcionarios de que la periodista podría haber intentado ponerle una trampa, han enfurecido a las mujeres del país.

La encuesta ha descubierto que los presuntos hostigadores tienden a elegir víctimas vulnerables y propensas a ser intimidadas. En uno de los casos reportados, una reportera de unos 30 años de un periódico nacional informó que el jefe de policía de la zona donde estaba asignada le hacía comentarios obscenos repetidamente, y que sus compañeros varones de profesión lo sabían y lo toleraban. La periodista asegura que un compañera más joven de otro periódico desarrolló depresión y renunció a su trabajo por este motivo.

En otro caso, una reportera de un periódico nacional de unos 30 años fue besada a la fuerza y una de sus fuentes le tocó los senos mientras estaba cubriendo unas elecciones locales y tuvo que pedir a un compañero de otro periódico que la ayuda.

Taniguchi indica que la encuesta muestra que algunas mujeres están comenzando a hablar inspiradas por movimiento #MeToo, que está creciendo en Japón, pero que otras dudan en hacerlo debido a la presión de sus superiores o el temor a perder a sus fuentes.

En la ciudad de Komae, en los suburbios occidentales de Tokio, el alcalde Kunihiko Takahashi se enfrentó el lunes a peticiones por parte de funcionarios de la ciudad de que dimitiera después de que una investigación interna confirmara presuntas conductas sexuales denunciadas por varias empleadas.

La igualdad de género en Japón ha quedado rezagada respecto de la mayoría de los países avanzados y las víctimas de abusos sexuales pueden ser criticadas por hablar y avergonzar a hombres influyentes. Muchas de las mujeres encuestadas dijeron que participaron en el estudio con la esperanza de evitar que reporteras más jóvenes sufrieran un maltrato similar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *