Debates necesarios

Por Jose Baez Guerrero

Para ser un país con tantos habladores y jabladores (con “h” ó “j” no es igual, jejeje…), según pueden dar fe las métricas telefónicas, debería ser un asombro lo poco que dicen al hablar nuestros muchísimos políticos. Al presidente sus adversarios le han llamado mudo.

Leonel ruge poco y bajito. Abinader repite sin entusiasmo viejas ideas ajenas. Don Hipólito entretiene pero… De Gonzalo Castillo pocos conocen su voz.

Los demás pueden desgañitarse e importa poco. La falta de real sustancia en el debate político parece molestar a pocos votantes. Puede que llegue el día electoral y escojamos emocionalmente a quien mejor nos caiga o resulte menos odioso.

Pero ¿tendremos idea de cómo enfrentará los problemas nacionales? Por ejemplo, Gonzalo y Leonel, ¿en qué se diferencian sus visiones políticas, aparte de representar facciones con intereses distintos? ¿Acaso sería Luis, igualmente reincidente tras la ñoña, mejor que Hipólito? Igual pasa con casi todos los cargos electivos. Enseñar a debatir ideas, no vocear estribillos o insultos o coritos, es urgente tarea pendiente. ¡Que debatan!