El sermón de las siete palabras sobre el capitalismo#SDQPeriodicodominicano

Por Virgilio Malagon

1.En el capitalismo, la motivación subyacente del empresario es satisfacer no su necesidad, sino la de sus clientes. Ese es su único camino hacia el éxito y la rentabilidad. De ahí que, éste invariablemente pone su nuevo capital a trabajar expandiendo su negocio, lo que a su vez crea mejores productos, más empleos y más riqueza para más personas.

2.Juzgar las ganancias obtenidas en una economía libre sin comprender lo que significan para la nación es en general, una falta de comprensión de la economía.

Los países donde los ciudadanos generan beneficios saludables con sus esfuerzos individuales son países con una base impositiva más alta, mayor investigación y desarrollo, mejores servicios públicos, caridad y filantropía más sólidas y, en última instancia, mayor felicidad y calidad de vida.

3.El gobierno no tiene dinero para gastar a menos que se lo quite primero a otra persona. Ya sea confiscación (impuestos) o deuda (confiscación futura). De ahí que, el gasto público, legítimo en la medida en que financia las necesidades del gobierno, es siempre una extracción de riqueza al sector privado.

El gobierno necesita ingresos para funcionar. Todo el mundo está de acuerdo en eso. Pero más allá de cierto punto. Pregunto: ¿quién gastará el dinero de manera más efectiva: los burócratas o las personas que trabajaron para ganarlo?

4.Ningún intento de fabricar un resultado económico igualitario (neo-socialista) puede tener éxito, debido a que las diferencias entre las personas, como sus hábitos, habilidades, actitudes y objetivos, siempre conducen a la desigualdad. NO importa cuánto lo intenten los gobiernos, no pueden obligar a las personas a ser iguales. Esto es la pura realidad.

5. Sin derechos de propiedad, la libertad NO puede existir. Si los individuos no tienen control sobre su propiedad, entonces el estado lo tiene. Si el estado es dueño de su propiedad, el estado es dueño de usted.

Uno de los logros notables de la izquierda ha sido correlacionar la propiedad privada con la codicia. Esto a menudo pone en sus talones a los defensores de la propiedad privada. Poseer una propiedad da dignidad a las personas; las personas que poseen propiedades serán mucho mejores administradores de esa propiedad que cualquier tercero desinteresado. Todos los amantes de la libertad deben ser acérrimos defensores de la propiedad privada. Sin ella, una sociedad productiva y libre es imposible.

6. Nadie inventó el capitalismo. Es lo que la gente libre hace naturalmente: intercambiar bienes y servicios para su propio beneficio.

Antes de que haya intervenciones, regulaciones, estipulaciones y controles, hay humanos actuando, asociándose, cooperando, construyendo y creando. Esa libertad económica es lo que llamamos capitalismo. Cuando las personas son libres de hacer lo que quieren, dentro de los límites de la ley, por supuesto, hacen su mejor trabajo.

7. Los seres humanos son criaturas imperfectas. Tomarán malas decisiones sin importar en qué tipo de economía estén operando. La izquierda cree que podemos evitar el lado oscuro de la naturaleza humana si nos deshacemos del capitalismo. Pero todo lo que hace la izquierda es reemplazar un actor defectuoso, el individuo, con otro actor defectuoso pero más poderoso: la burocracia gubernamental; en el mejor de los casos y un monstruo totalitario en el peor. Si desea vivir una vida productiva, satisfactoria y significativa, el mercado libre es su mejor oportunidad.

COROLARIO

Ahora bien, nadie discute que todos los sistemas económicos reflejan la preocupación intrínseca de los seres humanos por sí mismos. Pero solo el capitalismo crea un grupo de personas, conocidas como empresarios, que no tienen más remedio que preocuparse por las necesidades y los deseos de los demás. Estos otros son sus clientes, y su fuente de ingresos y ganancias.

Sin embargo, pocos economistas estudian realmente el comportamiento de estos empresarios, los líderes creativos de las empresas capitalistas. Si lo hicieran, descubrirían que los empresarios, por la misma naturaleza de lo que hacen, deben evitar la codicia.

En primer lugar, responder a los demás es todo lo contrario de la codicia.

En segundo lugar, la codicia, en el ámbito económico, normalmente se expresa como el consumo inmediato de bienes y servicios. Pero los empresarios deben comenzar por ahorrar, que se define como renunciar al consumo para lograr objetivos a largo plazo. A menudo lleva meses, a veces muchos años, llevar un nuevo producto o servicio al mercado.

Además, los emprendedores deben colaborar con otros, formando equipos para lograr sus objetivos. Al diseñar sus bienes y servicios, deben, una vez más, centrarse no en sus propias necesidades sino en las necesidades de los demás. Esto también es lo opuesto a la codicia.

Entonces, lo que hacen los empresarios cuando buscan ganancias es mucho más que el interés propio. Más bien, la ganancia, es una medida de qué tan bien una empresa ha servido a otras. Bajo el capitalismo, un negocio prospera solo si los clientes intercambian voluntariamente por su producción.

NOTA: Sólo mejorando su servicio a los demás, una empresa puede prosperar y crecer. Si el empresario persigue primero sus propios intereses y luego los intereses de sus clientes, su negocio fracasará. Y tarde o temprano un emprendedor altruista lo superará.

Created with Visual Composer