Leonel Fernández rumbo al Palacio Nacional #SDQPeriodicodominicano

Por Carlos Nina Gomez

Leonel Fernández, otrora líder del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ha estado en el solio presidencial de República Dominicana en tres períodos (1996- 2000, 2004-2008 y 2008-2012).

El seis de octubre del 2020 aspiró a ser de nuevo el candidato del PLD para la consulta electoral de ese año, pero su intento resultó fallido tras perder la contienda interna que fue ganada por el novato dirigente Gonzalo Castillo.

No obstante, Castillo, ya como candidato oficial de la organización fundada por Juan Bosch en 1973, fue derrotado, de manera fácil, por Luis Abinader el entonces aspirante presidencial del hoy oficialista Partido Revolucionario Moderno (PRM).

La historia post convención del PLD es harto conocida. Fernández cuestionó las primarias del peledeísmo. Las calificó de fraudulentas y afirmó que le impidieron su candidatura.

Apenas unos días después del resultado que dio ganador a Gonzalo Castillo, decidió -y esta inesperada actitud política ocasionó una gran sorpresa entre dirigentes peledeístas- desertar del partido que lideró por más de 25 años.

La historia sigue: Al poco tiempo, en un discurso ofrecido a través de una cadena de radio y televisión, sorprendió a todo el espectro político nacional, con atención especial de los medios noticiosos del país, al anunciar su renuncia del PLD y revelar el nacimiento de una nueva organización con el nombre de Fuerza del Pueblo (FP).

A partir de aquel singular momento, el expresidente Fernández, de manera incansable, trabaja -junto a sus más cercanos colaboradores- en pro de que al seno de la FP siga llegando gente no solo del PLD, sino también de otras organizaciones políticas. ¡Como en efecto se registra!

Porque si ese gran objetivo se concreta, «nadie debe cuestionar» que Fernández (y sin caer en opiniones propias de falsas ilusiones que arropen la ignorancia política), esté cerca de las escalinatas del Palacio Nacional. Además, de que la FP siga consolidándose como una auténtica organización a tomar seriamente en cuenta para competir en la consulta electoral del 24.

Pero, ¿qué otros aciertos políticos le faltarían a Fernández para alcanzar por cuarta ocasión la jefatura del Estado? Por lógica política, Fernández, pese a su audacia, experiencia de Estado y carisma, necesita de un firme respaldo de capacitados dirigentes de su organización con miras a garantizar -y consolidar- su bien ganado liderazgo.

La dirección de la FP tiene que trabajar con titánicos esfuerzos para lograr los anhelados resultados de su ambicioso proyecto político-electoral en beneficio de la candidatura Presidencial de su líder.

Leonel Fernández.
Condiciones

Leonel Fernández, eficaz y talentoso dirigente político, conoce muy bien cómo opera el panorama electoral del país. ¿Cómo podemos analizar este “nodal” aspecto que marca el proceso estratégico dentro del discurrir político nacional?

Fernández, por su experiencia política y el dominio que tiene del funcionamiento de los estamentos estatales, sabe (perfectamente) cómo debe manejarse el trabajo táctico y estratégico de un candidato que tiene como norte salir airoso en las elecciones presidenciales, como las que tendremos en mayo del 2024. ¡Una consulta electoral, además, que podemos calificar -y no erramos al emitir tal concepto- de «sui géneris».

Las alianzas electorales siempre son «de capital importancia» en los procesos políticos de República Dominicana. Sobre el particular ningún politólogo debe reaccionar en contra de esta aseveración y tratar de poner en contexto argumentos que al final podrían resultar fútiles.

En las elecciones nacionales, y la historia no miente, las alianzas han estado presentes. Y precisar que muchas veces las alianzas han sido determinantes para concretar la victoria del candidato más popular.

Porque, precisamente, aunque el aspirante a la Presidencia con mayor simpatía -y que incluso las encuestas lo señalen como “el claro ganador” de las elecciones- se considere efectivamente ganancioso, siempre busca sumar a su partido a pequeños grupos calificados como “partiditos bisagras”.

De otro lado, escribo a continuación -una brevísima frase- que quizás algunos lectores consideren que «no tiene ninguna importancia”. Hasta se preguntarían: ¿Y para qué sirve? Anoto la frase: La peor diligencia es que no se hace».

La citada frase pertenece al amplio léxico del Refranero Popular.
Ese pensamiento lo traigo a colación para resaltar el tesón y la bravura política que, en la presente coyuntura electoral, norman la praxis de Leonel Fernández quien, quizás sin proponérselo, hace acopio de las enseñanzas que nos ofrece el vocabulario del Refranero Popular.
En efecto, sin pérdida de tiempo y con espartana acción de su liderazgo, hace la diligencia más inteligente e inmediata que va acorde con su nuevo proyecto político cuyo fin es alcanzar de nuevo el Solio Presidencial.
El líder de la Fuerza del Pueblo trabaja con actitud firme y sin tenerle miedo a la maledicencia que ponen en práctica sus más acérrimos adversarios entre los que figuran veteranos periodistas quienes, en artículos publicados en la prensa escrita, así como sus asiduas peroratas en medios electrónicos (radio y televisión) y en las redes sociales, lo descartan (de plano) para ganar las elecciones presidenciales de 24.

Created with Visual Composer