Los que Conocemos a Jenny Gómez

Por: Francisco Santana; New York Septiembre 12–2021

Los que conocemos a la Periodista Jenny Gómez, sabemos que se entrega por la causa que cree justa, sabemos también que donde está, está sumando, aportando, construyendo… hay que haber tratado este ser humano entonces podríamos decir entendemos lo que ella está pasando, una dama con cualidades tan nobles y actitudes siempre de consenso que decidió nombrar a su plancha en las aspiraciones a la Secretaria del Colegio Dominicano de Periodistas filial New York. «La candidata del consenso» buscando que como había un mar de conflictos y desacuerdos, la imágenes de su institución no se empañara. No lo logró, la lucha de grupos por el control para manosear miserables centavos, profano su noble sueño. Al día de hoy después que han pasado varios días de las elecciones y como no contaron los votos como se debe, la comisión electoral está convocando a nuevas elecciones. Quieren nuevas elecciones, porque no ganaron quienes tienen secuestrado el gremio. Treinta años de un filial en New York, que representa de manera pírrica a un sector con una referencia tan emblemática llamada el cuarto poder. No ha habido ningún periodista, con tantos de renombre en la República Dominicana que haya salido en defensa de sus iguales; que son el equipo de mujeres y hombres que componen esta plancha de patriotas del periodismo. En la República Dominicana en los últimos tiempos los periodistas han sido muy mal juzgados y señalados, con el mote de bocinas; refiriéndome a una acción similar a la de los Keller que eliminan por paga, la moral y la reputación en el pueblo de a pies para este sector no tiene los mejores puntos y con ésta acción de no interesarse de una realidad tan desagradable que está escenificando este gremio los pone más en duda y aumenta la desconfianza del pueblo por la institución. Además de no valorar el tipo de ser humano que se está entregando en cuerpo y alma y lo único que quiere es ver saneada la institución a la cual pertenece. Si el colegio Dominicano de Periodistas filial New York deja escapar la única oportunidad que tiene para levantar su moral. Camina a su funeral… tendremos que decirle, muérase en Paz, usted no es mi compadre muérase en Paz…