Miguel Vargas: El candidato presidencial ideal#SDQPeriodicodominicano

Por Fernando Peña

Aunque extemporáneo les voy a describir porque es Miguel Vargas Maldonado el candidato presidencial ideal no solo del PRD sino del país para dirigir los destinos nacionales a partir del 2024 luego de esta secuela de crisis dejada por el covid19.

Propugno porque lo más rápido posible el PRD elija a Miguel Vargas como su candidato presidencial, que desde ahora vaya haciendo su planteamiento a lo interno de la organización y exponiendo su visión de nación a los ciudadanos.

Miguel Vargas en su discurso no asusta con posiciones extremas, es un concertador nato, un político diplomático, ni de izquierda ni de derecha, nunca ha cabalgando sobre el miedo y si sobre las esperanzas de los electores, manejando con eficiencia, gerencia y pulcritud las funciones públicas que en su oportunidad ha asumido, sus relaciones públicas y privadas, su accionar político nunca han estado dirigida por el odio y el rechazo.

Con Miguel Vargas hay experiencia probada y exitosa en asuntos públicos y de gobierno y manejo de crisis.

Él iría a gobernar y no a improvisar.

No asumiría el colocarse por encima de los partidos…Que lo ayude a sobrevivir, fortalecerse, disminuir el clientelismo y la corrupción, que sean capaces de autorregularse y frenar los privilegios, pero con un plan y programa, agenda consensuada con los partidos, lideres y diversos sectores nacionales.

La esencia de su programa de gobierno seria la recuperación económica poscovid y las medidas que harán progresar al país, con un enfoque de trabajo en el cual la solidaridad y no solo la competitividad sean claves.

Con Miguel Vargas presidente 2024 llegaría la tranquilidad social y política que necesita el país, los sectores productivos, políticos y sociales, es una oportunidad histórica para la reconciliación nacional, para la paz, para transformar el país, impulsar los municipios, campos y parajes olvidadas y buscar la cooperación de todos en ese objetivo.

Con Miguel Vargas como presidente inauguraríamos una nueva época donde todos los ciudadanos, partidos asuman la política como servicio. Servicio a la gente y no acumular poder para mantenerse indefinidamente en él.

República Dominicana no necesita un mesías, ni un enjuiciador de todos y todas, necesita un gerente como Miguel Vargas, eficiente en la presidencia, que respete la separación de poderes, que convoque y no divida.

Uno como Miguel Vargas que entiende que somos una nación diversa y que gracias a sectores claves como el agropecuario, el turismo, la innovación o los nuevos emprendimientos, podemos recuperar el progreso haciendo las cosas distintas y recogiendo las enseñanzas que nos ha dejado nuestros lideres.

Con Miguel Vargas candidato presidencial tendríamos la oportunidad de votar por la esperanza y no por el miedo.

Sería una oportunidad, un momento para liberar la política de los extremos. Que respete a todas las instituciones del Estado y su independencia.

Miguel Vargas es un político, líder del PRD y el país que no utiliza su poder para insultar, desprestigiar y perseguir.

Se que con Miguel Vargas presidente tendríamos un jefe de Estado de lujo, gerente y capacidad probada que promueva la inversión económica interna como externa privada o estatal, tan venida a menos estos últimos años para que así incentive la creación de nuevas fuentes de trabajo, para que nuestros ciudadanos se ganen su vida con el sudor de la frente y no dando bonos de caridad a la gente, enseñemos a la gente a pescar no a regalar el pescado.

Con Miguel Vargas tendríamos una política internacional coherente, buscando siempre el beneficio para el país, alinearnos con países que van realmente a traer riqueza y bienestar social.

Miguel Vargas como gran conciliador haría un gobierno de coalición nacional, donde aproveche los hombres y mujeres de su partido PRD y de todos los partidos que tienen la suficiente preparación y valía como para aceptar los retos que la ciudadanía aspira

Necesitamos un gerente, un político, un calculista, un hombre de verdadero cambio. Desde el PRD decimos si se puede.