Presidentes o expresidentes, una constante en elecciones

Por Jose Monegro

Pasada la guerra civil de 1965, solo una vez el país ha asistido a elecciones presidenciales en las que no estuviera participando un presidente o expresidente.

En esos 54 años, solo en 1996 no había un antiguo inquilino del Palacio Nacional intentando quedarse o retornar, convirtiéndose este en un proceso que parió un gobierno que renovó todo el tablero político nacional, tanto del oficialismo como de la oposición.

La racha la iniciaron en 1966 el expresidente (algunos dicen que títere de Trujillo) Joaquín Balaguer y el expresidente Juan Bosch (derrocado en 1963 a siete meses de iniciado su periodo). En ese momento eran dos expresidentes muy singulares que se enfrentaban en un proceso tutelado por las invasoras tropas de Estados Unidos.

Esa dupla volvió a verse las caras en los comicios de 1978, 1982, 1986, 1990 y 1994, aunque solo en 1990 Bosch fue el verdadero contendor con posibilidades reales de retornar a la Casa de Gobierno.

El Partido Revolucionario Dominicano solo había presentado a un expresidente como candidato en 1966 y mantuvo su línea de alternabilidad hasta que en 2004 la interrumpió Hipólito Mejía, quien tuvo un intento fallido de reelección y luego probó suerte en las elecciones de 2012, también fallando en el intento.

El Partido de la Liberación Dominicana desde su primera participación en comicios, en 1978, se mantuvo presentando como candidato a un expresidente, Juan Bosch, hasta que este no pudo más y debió cederle la antorcha al entonces casi desconocido Leonel Fernández en 1996. Justo fueron esos los primeros comicios después de la muerte de Trujillo en los que no participaban como candidatos ni Balaguer ni Bosch.

En 2000 vuelve a aparecer la figura de un expresidente en unos comicios con la participación de Joaquín Balaguer, quien casi empata en segundo lugar con Danilo Medina (su primera postulación por el PLD).

En 2004 se enfrentaron los dos que habían logrado ponerse la banda presidencial tras la salida de Balaguer del poder, Fernández y un Mejía que buscaba la reelección.

Al menos un inquilino o exinquilino del Palacio Nacional participó en los comicios de 2008 (Leonel en reelección), 2012 (Hipólito que enfrenta a Danilo) y en 2016 (Danilo en reelección).

La definición de la compleja coyuntura política representará una ruptura de esa racha o la prolongación de la misma en el año 2020. Hipólito ya tiró la toalla, Danilo también, solo permanece en el ring Leonel, aunque en una situación muy delicada.