A propósito del Día Mundial de la Alimentación, el hambre amenaza con dispararse en un mundo

Madrid, 16 de Octubre (EFE).- Hasta 132 millones de personas pueden sumarse este año a los casi 690 millones que pasaban hambre en 2019, un aumento motivado por la covid-19, que refleja la necesidad de mejorar la alimentación en todo el mundo.

Bajo el lema “Cultivar, nutrir, preservar. Juntos. Nuestras acciones son nuestro futuro”, la ONU lanza un llamamiento, en el Día mundial de la alimentación, a la solidaridad y la cooperación frente a la amenaza a la seguridad alimentaria que supone la pandemia. Según Naciones Unidas, el coronavirus podría empujar este año al hambre a entre 83 y 132 millones de personas, en función del escenario económico.

En 2019, tras una revisión a la baja de las cifras de China, había casi 690 millones de individuos desnutridos (el 8,9 % de la población mundial), 10 millones más que en 2018. Asia registró el mayor número de desnutridos (381 millones), seguida de África (250 millones) y América Latina y el Caribe (48 millones) en un panorama de hambre con tendencia al alza desde 2014.

CRISIS HUMANITARIAS En el Programa Mundial de Alimentos (PMA), que acaba de ser galardonado con el Premio Nobel de la Paz, no dudan en culpar a la violencia de las mayores crisis alimentarias.

Los conflictos tienen un precio- un simple plato de arroz y frijoles, por ejemplo, cuesta casi el triple (un 186 %) del ingreso diario de una persona en Sudán del Sur, según la organización.

La portavoz del PMA Norha Restrepo describe, en declaraciones a Efeagro, cómo muchas de las personas a las que brindan asistencia alimentaria “han huido de los conflictos, obligados a abandonar sus tierras, hogares y trabajos».

Para finales de 2020, las personas con hambre aguda podrían alcanzar los 270 millones, frente a los 149 millones de 2019, por el impacto de la covid-19.

El PMA, que asistió a casi 100 millones de personas en más de 80 países en 2019, tuvo durante años por objetivo salvar vidas en situaciones de desastres, pero actualmente también intenta “cambiar vidas por el nexo que existe entre la seguridad alimentaria y el desarrollo”, ayudando a las comunidades a ser “resilientes”, comenta Restrepo.

Para el director adjunto de Economía del Desarrollo Agrícola de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Marco Sánchez Cantillo, la pandemia está “golpeando fuerte, erosionando la habilidad de la gente de comprar comida porque han perdido sus ingresos y medios de vida, interrumpiendo las cadenas de suministro de alimentos y causando recesión económica».

DISTINTAS FORMAS DE MALNUTRICIÓN Actualmente, se trata no solo de erradicar el hambre extrema, sino también otras formas de inseguridad alimentaria, “directamente vinculadas a todas las formas de malnutrición, incluidos el sobrepeso y la obesidad”, explica Sánchez Cantillo.