El papel de los virus respiratorios y su relación con el asma alérgica

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de las vías respiratorias caracterizada por hiperespuesta bronquial frente a una amplia variedad de estímulos, episodios recurrentes de sibilancias (sonido silbante al respirar), dificultad respiratoria y tos, que se asocia con una obstrucción reversible al flujo aéreo.

José Alberto Torres Hernández, alergólogo de los Centros de Diagnóstico y Medicina Avanzada y de Conferencias Médicas y Telemedicina (Cedimat), dice que la enorme repercusión de esta patología se debe a que es una de las enfermedades crónicas más frecuentes, afectando a más de 250 millones de personas en todo el mundo, con una incidencia en aumento a nivel mundial siendo más devastadora en países subdesarrollados por la carencia de recursos para su prevención, atención e investigación.

“Las evidencias científicas actuales sugieren que los dos componentes esenciales del fenotipo asmático son la inflamación bronquial y el remodelado de la vía aérea, caracterizado por cambios estructurales que afectan a la capa epitelial, subepitelial, al músculo liso de la vía aérea y a los vasos bronquiales”, asegura Torres.

El papel de los virus
Detalla que estos cambios fisiopatológicos son el resultado de una compleja interacción entre factores genéticos y ambientales, entre los que se incluyen alérgenos, contaminantes ambientales y agentes infecciosos como los virus.

Torres explica que el papel de los virus respiratorios como desencadenantes de crisis asmáticas en adultos y niños se conoce desde hace más de tres décadas. Aunque las infecciones bacterianas se han relacionado con el asma, no cabe duda que las virales las superan en frecuencia y probablemente en importancia.

Explica que los virus pueden actuar no solo como desencadenantes de una exacerbación en un paciente asmático, sino también como inductores o facilitadores del desarrollo a largo plazo de la enfermedad asmática. En los estudios iniciales, en los que el diagnóstico viral no estaba basado en métodos moleculares, se detectaba algún virus respiratorio entre el 10% y el 25% de las crisis de asma.
Infecciones frecuentes
“Las infecciones por los distintos virus respiratorios son frecuentes y generalmente bien toleradas por los sujetos normales.

En cambio, los asmáticos son más susceptibles a las infecciones de vías aéreas inferiores por virus respiratorios. Muy probablemente, las alteraciones en la respuesta inmune frente a las infecciones virales en sujetos genéticamente predispuestos sean los principales implicados en la asociación virus-asma”, advierte el alergólogo.

Sobre las sibilancias inducidas por el virus sincitial respiratorio durante la infancia, Torres dice que influyen en la salud respiratoria durante años. Hay pruebas definitivas de que la bronquiolitis inducida por este virus puede dañar las vías respiratorias y promover la obstrucción de estas y las sibilancias recurrentes.

Sostiene que es evidente que deben existir determinados factores de huésped, como tabaquismo pasivo, menor edad en el momento de la infección o escaso tamaño pulmonar, que favorecen la aparición de síntomas de las vías aéreas inferiores tras las infecciones virales.

Al hablar del rinovirus, explica que probablemente cause menos daño estructural. Sin embargo, es un contribuyente significativo a las enfermedades sibilantes en niños pequeños y en el contexto del asma. Para estos virus, las interacciones entre factores de virulencia virales, factores de riesgo personales (genética) y exposiciones ambientales (microbioma de las vías respiratorias) promueven enfermedades respiratorias y enfermedades sibilantes más graves y el riesgo de progresión del asma.

Dos factores de riesgo
Asegura, además que la alergia y el asma son los principales factores de riesgo para las enfermedades más frecuentes y graves relacionadas con el rinovirus. Los tratamientos que inhiben la inflamación tienen eficacia para las sibilancias inducidas por rinovirus.

Sin embargo, a pesar de la indiscutible asociación epidemiológica entre las infecciones virales y el asma, no se conocen con exactitud los mecanismos celulares y moleculares en los que se basa esta asociación.

“Estudios recientes sugieren que la ausencia de una respuesta inmune innata eficiente, evidenciada por menores niveles de interferón en las células epiteliales de los pacientes asmáticos, puede favorecer la mayor replicación viral, dando lugar a una respuesta asmática exagerada.

Aunque prácticamente todos los virus respiratorios, incluyendo los nuevos metapneumovirus y bocavirus, se han asociado con exacerbaciones asmáticas”, destaca Torres.

—1— El virus H1N1
El virus H1N1 es causante de la influenza o gripe epidémica, y si bien el asma no se considera un factor de riesgo para contraer la influenza, la infección por este virus puede ser más grave para los asmáticos.
—2— Más vulnerables
Las vías respiratorias de estas personas son delicadas y se mantienen inflamadas.

La vacunación contra influenza

La vacunación contra la influenza es especialmente importante para personas con asma debido a que tienen alto riesgo de presentar complicaciones graves. Estas vacunas suelen actualizarse todas las temporadas para estar al día con las mutaciones de los virus. Además, la inmunidad va mermando a lo largo del año, por lo que es importante la vacunación anual para garantizar la mejor protección posible.

Torres concluye diciendo que toca pues, desarrollar una mayor comprensión de los factores personales y ambientales que promueven enfermedades virales más graves y que podría conducir a nuevas estrategias para la prevención de las mismas.