Salud Preventiva: ¿Por qué ir al odontólogo?

El Odontólogo o dentista es el médico que se ha entrenado para el cuidado de los dientes. Uno de los principales objetivos de las visitas al odontólogo es detectar a tiempo cualquier enfermedad en la cavidad bucal desde su fase inicial.
Durante la visita al Odontólogo los proveedores de salud le realizarán al paciente una serie de preguntas para tener conocimiento de su historia clínica. Son varias las preguntas que le proporcionarán al odontólogo la información necesaria para poder ofrecerle el diagnóstico y tratamiento adecuados.
Es de vital importancia que el paciente notifique cualquier información de su salud, nos permitirá saber qué se le puede recetar en caso de que sea necesario, y evitar cualquier reacción alérgica o interacción con otro medicamento.
La higiene siempre ha sido una aliada indiscutible de la salud. Por eso es importante mantener una rutina de limpieza bucal que nos asegure eliminar todos los residuos posibles. Esto evitará problemas en las encías, prevenir caries, halitosis, por lo que tener una buena higiene ayudará a mantener un buen aspecto de la dentadura.

Eliminar el sarro, las manchas de nuestros dientes y debajo de las encías es el trabajo de un odontólogo, quien logrará limpiar y barrer los tres, sobre todo el sarro que se aferra tanto a los dientes, el cual no puede ser eliminado con el cepillado ni enjuagues bucales. Es importante eliminar todo tipo de residuo a nivel de las encías para así evitar cualquier enfermedad periodontal como la gingivitis y la periodontitis.

¿En qué consisten estas enfermedades? La gingivitis es una inflamación de las encías, la cual se presenta en la fase inicial de la enfermedad periodontal. Es la más fácil de tratar. La principal causa de la gingivitis es la placa, aquella capa de bacterias finas, pegajosa y sin color que se pega constantemente alrededor de los dientes y la encía. Si no se elimina esta placa con el cepillado y el hilo dental entonces se producen toxinas (sustancias venenosas) que irritan el tejido gingival y así produce la gingivitis. En esta enfermedad el daño se puede revertir en esta fase temprana de la enfermedad periodontal, ya que el hueso y los tejidos que le dan soporte al diente no están afectados. Los principales síntomas de la gingivitis son: enrojecimiento, inflamación e hipersensibilidad en las encías y sangrado. No obstante, si la gingivitis no se trata puede convertirse en periodontitis.

La periodontitis es una infección bacteriana que afecta los tejidos especializados, el ligamento y el hueso que rodean y sostienen los dientes, también conocido como el periodonto. Es la segunda y la fase más grave de la enfermedad periodontal, una vez que se contrae es irreversible. La acumulación de placa alrededor y por debajo de la encía puede causar la separación de esta y la formación de espacios pequeños o bolsas donde puede acumularse más placa y empezar una infección. Si no se trata puede causar que los dientes se muevan y se caigan o tengan que ser retirados por un especialista.

Indicaciones de porque ir al Odontólogo
Las visitas dentales regulares son importantes porque pueden ayudar a identificar problemas de salud desde su fase inicial, que es la fase donde es probable que sea más fácil y más asequible para realizarse cualquier tratamiento dental. Entre los síntomas que nos pueden indicar ir al odontólogo están: presencia de inflamación o sangrado en las encías, sensibilidad al frío o calor en los dientes, empastes, coronas, implantes dentales, prótesis dentales, no le gusta el aspecto de su sonrisa o de sus dientes, presenta mal aliento o mal sabor de boca, tiene dolor o hinchazón en la boca, cara o cuello, tiene dificultades para masticar o tragar, tiene condición médica como la diabetes, enfermedades cardiovasculares, trastorno de alimentación, cruje o aprieta los dientes, fuma o usa productos de tabaco. Muchas son las indicaciones para hacer una visita a su odontólogo, lo más importante es que pueda encontrar un dentista con el cual se sienta a gusto y en confianza.