Salud Preventiva: Tratamiento clínico del glaucoma

Generalmente, la primera opción en el tratamiento de un paciente con glaucoma es la terapia con gotas o con láser (trabeculoplastía selectiva) Para muchas personas, una combinación de medicamentos y tratamiento con láser puede controlar de manera segura la presión del ojo durante años.
Para establecer a cuánto debe bajar un medicamento la presión debemos determinar el deterioro que existe en el nervio óptico, para así formular nuestra presión “meta” o ideal. Si el daño es leve o moderado, la reducción debe ser entre un 20 a un 30 % de la inicial, pero si tenemos un daño avanzado, es probable que esta disminución tenga que ser mayor.
Actualmente se han desarrollado nuevos fármacos con una mayor potencia reductora, además de medicamentos libres de conservantes, cuya toxicidad es menor y no dañan tanto la superficie ocular. También nuevos productos combinados, que permiten simplificar el tratamiento y mejorar el cumplimiento por parte del paciente.
Aparte de la terapia con gotas, contamos con láseres de última generación que son aplicados en sesiones de pocos minutos y que muchas veces ayudan no solo a controlar la presión intraocular, sino a reducir el número de fármacos empleados por los pacientes y en algunos casos, hasta dejar de usarlos.