Padres deben proteger salud mental y emocional de sus hijos en Cuarentena

En estos días de aislamiento debido a la pandemia por COVID-19, muchos padres se preguntan qué hacer con sus niños y niñas.

Además de extremar las medidas sanitarias de prevención, los tutores deben tratar de evitar la sobreexposición de los menores de edad a información alarmista o falsa para proteger su salud física, mental y emocional.

La oficina del Unicef en República Dominicana le recordó a los padres, madres y cuidadores que los niños, niñas y adolescentes están acostumbrados a moverse y salir a jugar, y desconocen cómo manejar este tiempo de aislamiento social.

La comunicación
“Desde el UNICEF estamos colaborando con la producción y difusión de materiales de prevención para evitar la infección de los menores de edad, pues -a pesar de que en general son poco asintomáticos-, sí pueden ser transmisores del Covid 19”, indicó Rosa Elcarte, representante en el país del organismo internacional. La representante de Unicef aconseja reforzar la comunicación con sus hijos, ya que -al igual que las personas adultas- es normal que ellos sientan ansiedad, miedo o tengan dudas ante algo que no conocen, como es el caso de la situación que se vive debido a Covid-19.

«Es vital escucharlos y animarlos a que expresen sus miedos y dedicar tiempo a aclarar sus dudas en un lenguaje que ellos puedan entender y sin engaños. También es importante ser pacientes y estar en calma, ya que si las personas adultas están ansiosas o en pánico, este estado será percibido y reproducido por los chicos y chicas».

Medidas de prevención
En todo momento, los padres deben asegurar a sus hijos que todo irá bien, y que además de quedarse en casa, su familia está tomando las medidas necesarias para evitar el contagio, especialmente con la práctica correcta del lavado de manos. También aprovechar cada momento para reforzar las medidas de prevención y anímarlos a ser parte de la solución, invitándoles a dar ideas de medidas para adoptar nuevos hábitos de higiene en casa.

Ahora que las niñas y niños están en casa, los padres deben utilizar este tiempo para reforzar el vínculo afectivo con ellos y recordarles, en todo momento, lo mucho que los quieren.

Juegos para unir la familia
Este tiempo de reclusión en la casa es propicio para crear actividades familiares y juegos para unir a la familia, lo cual ayuda a librar el estrés. En lo posible, utilice el arte y la creatividad para fortalecer la comunicación, los vínculos afectivos y estimular el desarrollo en los más pequeños. No importa la edad, el juego libera las tensiones y une a la familia. Promueva realizar grupalmente aquellas actividades y hobbies que a sus hijos e hijas les apasionan, por ejemplo: pintura, baile y coreografías, lectura, películas y series, juegos de mesa, etcétera.

Amigos a distancia
Para los niños, niñas y adolescentes es fundamental mantener los vínculos con los amigos, amigas y compañeros de estudios. Muchos de ellos se comunican a través de las redes, otros tendrán dificultades para conectarse con facilidad, ya que no tienen sus propios aparatos y los centros de internet están cerrados. Apoye a sus hijos a que puedan comunicarse con sus amigos y amigas compartiendo su celular o computador en un horario determinado.

Rutinas y horarios
Es importante que entre todos los integrantes de la familia acuerden rutinas, horarios y espacios de la casa para que se puedan ordenar las actividades individuales y grupales durante estas semanas. Es preciso recordar que no se encuentran de vacaciones sino haciendo todo lo que normalmente hacen adultos, hijos e hijas, pero en casa y utilizando medios tecnológicos.

Actividad física
Se debe evitar que los hijos pasen todo el día conectados a las pantallas, ya que esto puede exponerlos a un mayor riesgo de convertirse en víctimas de diferentes prácticas de violencia en línea. Propongan y acuerden familiarmente nuevas rutinas para asegurar el tiempo de estudio, de interacción familiar y de actividad física en la casa, tan necesaria para mantener un buen estado de salud física, mental y emocional.