YouTube quiere conservar a sus mejores creadores pagándoles por sus contenidos

La industria del videojuego mueve actualmente más dinero que el cine y la música juntos y una de sus prácticas más extendidas es la retransmisión de partidas en directo. Google, empresa propietaria de YouTube, lo sabía cuando hace años luchó contra Amazon por la compra de Twitch, una plataforma centrada en la comunidad de jugadores, aunque finalmente perdiera la batalla.

Desde entonces YouTube ha luchado con fuerza para evitar que sus creadores se llevaran su contenido a otras plataformas como Twitch o Patreon o a redes sociales como Facebook, o Instagram que hace poco incluyeron funciones de video en directo.

Primero creó YouTube Gaming su propio servicio de partidas en streaming y ante las quejas de los creadores por la falta de otras formas de ganar dinero lejos de la publicidad presentó Super Chat, una herramienta que permite a la usuarios destacar sus comentarios en el chat del video mediante una donación económica. Aunque eso no evitó que su mayor estrella decidiera mudarse a Twitch, por culpa del peso de los anunciantes a la hora de censurar contenido en YouTube.

La consola de Google para jugar en streaming se conectará con YouTube
Para evitar más fuga de talentos YouTube ha decidido pagarles por usar y promocionar esas nuevas funciones de monetización. Las cantidades de dinero, según ha publicado Bloomberg, llegarían a los cientos de miles de dólares.

Bloomberg asegura que estos nuevos contratos no requieren que los creadores publiquen sus contenido en exclusiva en YouTube pero sí que exigen que se publique primero en esta plataforma y que promocionen entre sus seguidores las distintas funciones nuevas que la plataforma ha impulsado recientemente.

Además de las donaciones de Super Chat, YouTube estaría pagándoles por usar otras funciones como su servicio de suscripción mensual Sponsorships, un sistema parecido al que impulsaron Twitch y Patreon. Los seguidores pagan una tarifa mensual a los creadores ayudando a financiar proyectos específicos pero sobre todo a mantener la producción de contenido regularmente.

Estas medidas, aunque se presentan inicialmente para el mundo del gaming, después llegan al resto de contenidos de la plataforma, contenidos que también están empezando a incluir el resto de compañías y que podrían llegar a hacer mucho daño al gigante de YouTube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *